21 febrero, 2009

Anish Kapoor

He aquí el hombre.


Espejito, espejito

Este tipo me tiene impresionado. Hace poco he tenido la ocasión de ver una obra suya en persona y me he quedado de loza pulida. No soy crítico de arte y no puedo dar nada más que la opinión de una persona normal que de repente se encuentra con esto al entrar a una de las salas de un museo:
Sin Título, 2008

La obra en cuestión es una especie de cuenco gigante. Lo que tenéis arriba es una vista de frente. La fotografía, por desgracia, no hace justicia a la sensación real de tenerlo delante. El cuenco, pegado a la pared por la base (como podéis ver en la foto de abajo) parece al mismo tiempo cóncavo y convexo, parece absorber y empujar a la vez al espectador. Agujero negro de realidad inmediata, se interpone entre quien lo ve y su propio reflejo, deformado, empequeñecido, tragado por algo que tira del estómago como una purga.

Sin Título, 2008


Pero es que luego resulta que el capullete en cuestión se dedica a poner un espejo redondo enorme en mitad del Rockefeller center (Es el "espejito" de arriba, en la segunda foto de la entrada.). Aquí tenéis dos vídeos, aunque insisto en que lo cuco hubiera sido estar delante, porque este hombre trabaja con el espacio y la interacción de sus obras con el mismo:









Anish Kapoor nació en Bombay en 1954, pero desde 1970 vive y trabaja en Londres. Es uno de los escultores más importantes de la actualidad (y yo sin enterarme). Aquí abajo os dejo un slide con algunos de sus trabajos más impresionantes, porque no sé mucho de arte y tampoco hablar sobre cosas que no he visto en persona, y sobre otras que superan a las palabras.

1 comentario:

Chooofi dijo...

muy performing te noto ultimamente, ¿voy a tener que comprarte un foular de cashemir por tu próximo cumpleaños?
Hasta cuando está este hombre pq este finde no creo que puedarl, jarl

Siempre nos quedará julepe.