23 mayo, 2008




Campanas en mis oidos no revientan mis tímpanos sino que los hacen más fuertes. Corrientes de aire estático. En cada alacena se esconde un duende que hace cosquillas a mis más oscuros deseos. Trato de hablar con el viento, pero naturalmente me toman por loco. Y si supiera que voy a poder argumentar lo contrario, no me reiría tan desaforadamente.

Soy feliz.


3 comentarios:

joel barish dijo...

yeah, los MGMT... que bien me lo voy a pasar en el primavera sound

:D

Calpu dijo...

libres domingos y domingas!
viva MIMITOS!!
viva Woody Harrelson!!

nyman dijo...

me estás intentando decir que deberíamos hacer ahora ese viaje a nassau para tomar margaritas y que planeamos hace (joder!) casi un año??

si miguel valentín es feliz, nyman también es feliz: viva el enchochamiento y el vodka con leche!