19 octubre, 2006

sherlock holmes




"Desde luego no era difícil convivir con Holmes. Resultó hombre de maneras apacibles y de costumbres regulares. Era raro el que permaneciese sin acostarse después de las diez de la noche, y para cuando yo me levantaba por la mañana, él se había desayunado ya y marchado a la calle indefectiblemente. En ocasiones se pasaba el día en el laboratorio de Química; otras veces, en las salas de disección, y de cuando en cuando, en largas caminatas que lo llevaban, por lo visto, a los barrios más bajos de la ciudad.
Cuando le acometían los accesos de trabajo, no había nada capaz de sobrepasarle en energía; pero de tiempo en tiempo se apoderaba de él una reacción y se pasaba los días enteros tumbado en el sofá del cuarto de estar, sin apenas pronunciar una palabra o mover un músculo desde la mañana hasta la noche.
Durante tales momentos advertía yo en sus ojos una mirada tan perdida e inexpresiva que, si la templanza y la decencia de toda su vida no me lo hubiesen vedado, quizá yo habría sospechado que mi compañero era un consumidor habitual de algún estupefaciente.
Mi interés por él y mi curiosidad por conocer cuáles eran las finalidades de su vida fueron haciéndose mayores y más profundas a medida que transcurrían las semanas. Hasta su persona misma y su apariencia externa eran como para llamar la atención del menos dado a la observación. Su estatura sobrepasaba los seis pies, y era tan extraordinariamente enjuto que producía la impresión de ser aún más alto. Tenía la
mirada aguda y penetrante, fuera de los intervalos de sopor a que antes me he referido; y su nariz, fina y aguileña, daba al conjunto de sus facciones un aire de viveza y de resolución. También su barbilla delataba al hombre de voluntad, por lo prominente y cuadrada. Aunque sus manos tenían siempre borrones de tinta y manchas de productos químicos, estaban dotadas de una delicadeza de tacto extraordinaria, según pude observar con frecuencia viéndole manipular sus frágiles instrumentos de Física.

Quizás el lector me califique de entremetido impertinente si le confieso hasta qué punto estimuló aquel hombre mi curiosidad y las muchas veces que intenté quebrar la reticencia de que daba pruebas en todo cuanto a él mismo se refería. Sin embargo, tenga presente, antes de sentenciar, cuán carente de finalidad estaba mi vida y cuán pocas cosas atraían mi atención. El estado de mi salud me vedaba el aventurarme a
salir a la calle, a menos que el tiempo fuese excepcionalmente benigno, y carecía de amigos que viniesen a visitarme y romper la monotonía de mi existencia diaria. En tales circunstancias, yo saludé con avidez el pequeño arcano que envolvía a mi compañero e invertí gran parte de mi tiempo en tratar de desvelarlo.
No era Medicina lo que estudiaba. Sobre ese extremo y contestando a una pregunta, él mismo había confirmado la opinión de Stamford. Tampoco parecía haber seguido en sus lecturas ninguna norma que pudiera calificarlo para graduarse en una ciencia determinada o para entrar por uno de los pórticos que dan acceso al mundo de la sabiduría. Pero con todo eso, era extraordinario su afán por ciertas materias de
estudio, y sus conocimientos, dentro de límites excéntricos, eran tan notablemente amplios y detallados,que las observaciones que él hacía me asombraban bastante.
Con seguridad que nadie trabajaría tan ahincadamente ni se procuraría datos tan exactos a menos de proponerse una finalidad bien concreta. Las personas que leen de una manera inconexa, rara vez se distinguen por la exactitud de sus conocimientos. Nadie carga su cerebro con pequeñeces si no tiene alguna razón fundada para hacerlo."

Estudio en escarlata, Sir Arthur Conan Doyle.

12 comentarios:

holmes dijo...

Revival animado...¡Que guapo!...os habeis fijado como mola el bajo de la canción de la serie...
Que grandes personajes nos ha dado la literatura

el moco dijo...

me caiiiiiigoooooooooooo

Calpurnia dijo...

jeje yo sere adolescente como dices tu, pero esos libros me los lei con 14. es lo k tenias k haber leido en vez de tanto libro cultureta de palo, asi te has quedao!
-por cierto van a hacer una peli del perfume
-por cierto sherlock es la unica serie k se merece ser mitificada, y es obvio que es gracias a miyazaki. te queremos!!
-por cierto: holmes, mi primer acercamiento a la zoofilia. Y el ama de llaves, mi primer modelo femenino. Ains.. es el unico y genial!!
UUUH!

Anónimo dijo...

Holmes dijo:
Considero que el cerebro de cada cual es como una pequeña pieza vacía que vamos amueblando con elementos de nuestra elección. Un necio echa mano de cuanto encuentra a su paso de modo que el conocimiento que podría serle útil, o no encuentra cabida o en el mejor de los casos se halla tan revuelto con las demás cosas que resulta muy difícil dar con él... constituye un grave error suponer que las paredes de la pequeña habitación son elásticas o capaces de diltarse indefinidamente. A partir de cierto punto, cada nuevo dato añadido desplaza necesariamente a otro que ya poseíamos.
Fantástico Holmes, pero en esto se equivocó. Nuestros conocimientos crecen de forma contínua en relación con nuestro esfuerzo y atención, y la capacidad de imaginar es casi, casi, infinita... :)

Holmes el racista dijo...

Lo siento señora, pero yo no resuelvo casos de papagayos.

mariña dijo...

y si no lo leo te parece mal??

me apetece comentarte, pero leer me da una pereza infinita... que sepas que aunque no lo lea mi amor por ti no cambia, jajajaja.

El detective Booogie dijo...

Como sospechaba, el atomo está detrás de su oreja.

dijo dijo...

¡qué redundante soy!

El moco 2 dijo...

Es primer moco que se cae es un aficionado... A mi cuando me pasa eso me pego.

Jura sick park dijo...

Si, lo juro

Yo no soy tartamudo dijo...

so, so, sooo... soooolo... Mmmmm... MMMMEEEEE gus... gust, gusta crear incerti, incertidum...

incertidumbre!!

Clau clau claudio dijo...

m m me rrrrecuccuerdas a a ami